02parlament
Por casualidad descubrí la iniciativa del puente a la otra orilla y enseguida supe que debía formar parte de ella, ante todo deseo agradecer a los organizadores por haberme dado la oportunidad de formar parte de esta maravillosa idea que nos ha permitido ver en persona la realidad de la vida de los palestinos en los campamentos de refugiados del Líbano, sin tener que verlo a través de ninguna manipulación favorecedora a terceras partes como nos tienen acostumbrados algunos medios de comunicación por desgracia.

Mi calvario empezó antes del viaje para reunir todos los documentos necesarios para realizar el viaje, ya que mi pasaporte caducaba en Enero y había que justificar la renovación, por lo tanto pase por la comisaría varias veces, en fin lo peor fue que llegué a la embajada de Siria cinco minutos antes de que cerraran el plazo de presentación del visado, al fin cuando lo entregué supe que ya mi viaje estaba escrito y que ya nada lo podía parar, aprovecho este párrafo para agradecer el gesto que nos hizo la embajada de Siria al obsequiarnos con un visado de honor a todos los miembros de la delegación.

Ahora solo queda anunciarlo a los mío, pues bien conté los motivos del viaje y los detalles de este a mis padres y mis amigos y para mi sorpresa se reían y nadie me tomaba en serio, todos me decían seguro que haces la maleta para ir a Argelia, ya que, ¿quién iría a estos países en conflicto?, con riesgo de guerra en cualquier momento. Cuando enseñe el billete de avión a mis amigas, se asustaron y todas intentaron hacerme cambiar de opinión, pero nada de nada, les dije que la gente que malvivía allí son seres humanos como yo y yo no soy mejor que ellos y mi vida no vale mas que la de ellos simplemente porque yo he tenido la suerte de vivir en un país que vive en paz.

El caso, mi maleta ya esta hecha, llegué al aeropuerto y me encuentro con mis primeros compañeros, empezamos a mirar las noticias y a leer las primeras mentiras que escribieron algunos medios sobre nosotros, pero ánimo el motivo de nuestro viaje debe animarnos para continuar.
Llegó la hora, embarcamos y tras hacer una escala en Praga, sobrevolamos Beirut, es tal y como yo me la había imaginado, no hemos tenido ningún problema en el aeropuerto.
El día uno de Octubre, nuestro primer encuentro fue con el alcalde de Saida, hemos tenido la oportunidad de conocer a varias organizaciones locales que estaban en el acto y sobre todo transmitir a los presentes el motivo de nuestra visita, por la tarde fuimos a la casa de una leyenda local de Saida, el Dr. Ossama Saad, que nos recibió en su casa y nos dio su visión sobre el panorama político libanés y su postura sobre la causa palestina, a la salida del acto, no había visto tanta prensa reunida antes, por lo visto es una persona muy admirada por los suyos y con mucho peso en la región, mas tarde cuando viajabamos en autobús veíamos sus fotos colgadas en todas partes.

El día siguiente fuimos al parlamento del Líbano, lo que mas me extraño es que las medidas de seguridad para el acceso a este eran inexistente, no correspondían a un país en conflicto, transmitía mucha seguridad, a nuestra llegada, nos acompañaron a una sala en la cual nos reunimos con los tres grupos parlamentarios que respondieron a nuestra invitación. El primero en aparecer fue el diputado de Aoun, mas tarde el de Hezbollah, los dos nos explicaron brevemente (por falta de tiempo por nuestra parte) la escena política libanesa y sobre todo y lo mas importante, la postura del partido hacia la situación de los palestinos en el Líbano, cada uno tenía su propia forma de apoyarles, sin embargo todos los grupos se ponían de acuerdo en no conceder la nacionalidad libanesa a los palestinos. Sin embargo los tres grupos decían que debían gozar de derechos civiles como los demás libaneses. Faltaba el tercer grupo parlamentario al cual hemos ido a ver en la sede de su partido, el grupo de Jumblat, representante de los druzos, además de hablar de los mismos temas que los grupos anteriores, uno de los representantes del partido, hizo una excelente aclaración sobre la escena económica libanesa contemporánea, lo que nos ayudó a entender muchos de los problemas políticos que vive el país.
Después de comer, fuimos al cementerio de Chatila, sin duda fue el momento mas difícil de todo el viaje, no fue nada fácil tener a tanta gente enterrada bajo nuestros pies, eran mas de cuatro mil personas, las cuales veíamos en unas terribles imágenes colgadas a lado, fue duro muy muy duro aquel momento.
El primer campamento que hemos visitado fue Chatila y para mi opinión, es donde las condiciones de vida eran las mas difíciles, olía a desesperación, frustración, se veía a la población con una tristeza y pobreza que no me imaginaba, lo mas gratificante ha sido ver la sonrisa de los niños cuando se les ha entregado los pin´s de la ciudad de Leganés por parte del director de la alcaldía. No hace falta decir que las condiciones de vida son infrahumanas y que la gente allí sobrevive como puede haciendo su vida dentro del campamento y intentando sobrevivir de cualquier manera.

El segundo campamento en visitar fue el de Ain el Hiluéh cercano a Saida, tras una parada de unos 15 minutos en un check point para verificar la autorización de nuestra visita, hablé con los militares y me han dicho que son medidas de seguridad para nuestra propia protección……… .
Hemos llegado a Ain el Hiluéh, las calles son muy estrechas y llenas de peatones y de coches, me estaba preguntando como iba el autobús poder llegar a nuestro destino, sin embargo llegamos y creo que el mundo árabe tiene ese caos y descontrol que en realidad hace su encanto, al menos para mí, ya que a pesar de todo, cada minuto que se consumía en ese sitio, en el Líbano y en Siria, me sentía cómoda, me sentía en casa, cada vez que oía la llamada a la oración me sentía en casa, en todo momento me he sentido contenta de estar con mi gente, creo que tanto Nabil como yo, éramos el puente de las dos orillas, sin embargo no podemos querer a ninguna de las dos orillas mas que a la otra, porque en definitiva éramos los dos parte de las dos orillas, teníamos parte de las dos y tenemos un cariño especial para cada una de las partes y esto para mi se acentuó aun mas con este viaje, este viaje me ha permitido conocerme a mi misma, descubrí en mi partes que no conocía.
Volvamos a nuestro campamento donde tras repartirnos en grupos, empezamos nuestra labor, acompañados de escoltas, visitamos el colegio de los niños, a los cuales dimos camisetas de equipos españoles, mochilas, peluches, ellos ya conocían los equipos españoles e incluso los últimos fichajes de cada equipo, como es habitual en oriente medio, la inversión principal de las familias es la educación de sus hijos, en el colegio al que fuimos acudían niños que no podían ir a la escuela por tener dificultades de aprendizaje o que habían repetido reiteradas veces, sin embargo nos explicaron que la escuela de la Onu recibía a todos los alumnos, tanto los que tenían el estatuto de refugiado, como los que no lo tenían.

Antes de irnos, Inma del Ayuntamiento de Leganés, me pidió preguntar a la directora, cual eran las cosas que hacían mas falta a los niños en este momento la directora le dijo que solo tenían un ordenador para todos, lo que limitaba el aprendizaje de los niños.
Después fuimos a la asociación local de minusvalidos, antes de entrar en mi mente me decía a mi misma pobre minusválidos que además de vivir en todas las penurias de estos campamentos, encima tienen el añadido de su minusvalía. En esta asociación pusieron en nuestro conocimiento la falta de especialistas y de accesorios específicos para minusválidos.
El tercer campamento que visitamos fue el de Nahr el Bared, la situación era catastrófica, nunca había visto en directo tantos edificios tiroteados y tanto olor a bomba, de nuevo me pregunté que culpa tenía esta pobre gente de vivir esto. En la parte donde estaba realojada la gente, las casas fueron reemplazadas por contenedores, habían seis personas viviendo en un contenedor y decir que yo me peleo con mi hermana pequeña para quedarme con nuestra habitación para mi sola, por supuesto de vuelta a Madrid esto hizo que cambiara de actitúd y me enseño a compartir, sinceramente mi actitud anterior al viaje me pareció vergonzosa, hay que ver lo que aprendí de esta gente.
A continuación nos fuimos al centro juvenil donde los responsables del comité popular del campamento (una especie de ayuntamiento que tienen todos los campamentos y que pone orden en estos y dirigen el campamento, sus miembros son compuestos por CASI todas las fuerzas políticas palestinas) nos explicaron toda la historia del campamento nos mostraron los planos de reconstrucción y nos explicaron que dicha reconstrucción estaba paralizada por el recurso interpuesto por el partido político de Aoun ya que se encontraron restos arqueológicos debajo de este.
La reunión tuvo lugar en el centro juvenil del campamento dirigido por un valiente chico llamado Milad que había estado hasta el último momento en el centro juvenil durante los tiroteos, era un héroe vivo de los tantos héroes anónimos de los cuales oía hablar en el mundo árabe.
Por la tarde fuimos al campamento de Al-Baddawi donde la gente nos recibió con mucho calor, allí Nabil dio un concierto en árabe, en castellano y en catalán, era todo un orgullo para sus compatriotas palestinos.

En siria, tuvimos la ocasión de ver a los refugiados iraquís, padres, madres viudas y niños obligados a vivir en un país que nos es suyo, sin embargo me alegro ver que en Siria tanto los refugiados palestinos como los iraquís tenían un buen recibimiento y habían sido acogidos por sus hermanos sirios como es debido.
En fin lo que he aprendido antes y después de mi viaje, antes de viajar esta gente, me refiero a los refugiados me daban pena y lástima, sin embargo después de mi viaje me dieron coraje para luchar, ahora les tengo respeto y admiración por luchar contra todas las dificultadas que se encuentran y superarlas, realmente creo que cambiaron mi visión de la vida y me mostraron que uno debe ser persistente en sus ideas y objetivos y no dejar de luchar por sus derechos, porque la vida es una guerra llena de batallas que hay que superar para llegar a su meta.

Por lo tanto que solo me queda decir que me alegra haber participado en esta iniciativa, estoy encantada de haber podido conocer a tanta gente buena de la otra orilla, porque hay que decirlo que es gente muy humana muy cercana al corazón como se dice en el dialecto local, también estoy contenta con el grupo de mi orilla con el cual he viajado, eran todo muy majos y por lo tanto he ganado nuevos amigos, no puedo nombrarles uno a uno porque somos veintidós en el grupo, espero que me perdonen, pero me encanto compartir habitación con la adorable Patricia, me encantaba verle la cara repartiendo sonrisas entre los niños se nota que disfrutaba haciéndolo, también debo agradecer a Dios que Angel haya estado entre el grupo porque sinceramente era la alegría del grupo, sin él sin duda se habría notado, hay que subrayar también la presencia de Manolo que por cierto se había ganado el amor de todo oriente medio, lo que allí la gente tenía por él era adoración y no es nada fácil ganarse la confianza de la gente árabe por lo tanto Chapeau Manolo!
Que decir de Laura que gracias a ella tenemos las imágenes de todo nuestro viaje, la pobre no dejó de grabar durante todas las visitas, ahora mismo me imagino que le debe de doler el hombro, también echo de menos las canciones de Tereza en ruso, canción que hemos tenido la suerte de escuchar dos veces!! Que lujo……ah y para Rita, nuestra periodista de cataluña solo decirle GRACIAS por ser tan maravillosa y tan humana, finalmente debo felicitar a Manu por haber llevado esta iniciativa con tanto éxito, porque siendo tan jóven, ha podido reunir a personas tan diferente en un proyecto al otro lado del mundo, sin que haya ningún tipo de complicaciones y con un programa tan eficiente no es nada fácil, además de felicitarle le pido que esta no sea la última. Mi agradecimiento también a la organización local, a la gente de Aidoun y de Human Call que nos atendieron maravillosamente durante nuestro viaje sobre todo a Jaber y Mustafá, sin olvidar todos los demás.
Finalmente hay que nombrar a los conductores que nos llevaron a todas partes y que siempre ponían las canciones de mi cantante favorita Najwa Karam , me dio mucha pena despedirme de ellos, nunca suelo llorar en público, sin embargo mi despedida de ellos me hizo llorar.
Se que muchos se van a enfadar pero es que llevo dos horas escribiendo por lo cual os pido perdón y os mando un besazo.

Vuestra hermana Shahinez
Anuncios