Manolo y el Dr. AmmerUna delegación de 22 personas, representantes de diferentes partidos políticos, instituciones, profesionales y activistas sociales, hemos viajado durante seis días al Líbano, para conocer la realidad de los refugiados palestinos.

En primer lugar agradecer a las autoridades libanesas y sus organizaciones representativas por la ayuda dada, que nos ha permitido conocer la realidad de los campos de refugiados palestinos, así como la realidad de todo el país.

Visitamos cuatro campos de refugiados.

Chatilla, en Beirut, nos hizo recordar los crímenes cometidos contra el pueblo palestino por las falanges libanesas, con el apoyo del ejército israelí. También nos recordaron que nadie pagó ni fue juzgado por esos crímenes.

Visitamos el Cementerio de los mártires y recorrimos las calles llenas de gente y de niños. Nos comentaron que la composición de este campo ya no es solo de palestinos, sino que ya casi un 40% de sus residentes son pobres de otros países árabes que vienen a buscarse la vida a Beirut.

Ein El-Hilweh, este campo se encuentra en Sidón. Rodeado por un muro de hormigón y alambre de espino, tiene cuatro puertas controladas por el ejercito libanes. Más de 85.000 personas viven entre estos muros, en menos de 2 kilómetros cuadrados. Aquí pudimos conocer a refugiados del año 1948 que ahora compartían sus casas con sus hijos que ya nacieron en este campo, con sus nietos e hijos de sus nietos. Más de la mitad de estos refugiados no son reconocidos como refugiados y por lo tanto no tienen todos los derechos, algunos como la sanidad.

Como el campo no puede crecer a lo ancho, crece a lo alto, es decir se construye sobre lo ya construido, lo que hace que las calles se van estrechando y las casas casi se juntan.

En este hospital encontramos al Hospital Human Call que da asistencia fundamentalmente a estos refugiados no reconocidos. Pudimos comprobar sus instalaciones, compartir con los sanitarios y también pudimos ver la demanda masiva que tenía.
Nos llamó especialmente la atención el mercado, sus comercios y sus estrechas calles. Es una ciudad dentro de otra ciudad.

Naher Al Bared. Trípoli. Aquí nos sorprendió ver tanta destrucción. El viejo campo había sido casi totalmente destruido por el ejercito libanes en un enfrentamiento con un grupo armado llamado Fatan al Islam.

Aquí tuvimos un encuentro muy interesante con los responsables de la OLP encargados de la reconstrucción del Campo. Estos nos explicaron como se había dado la batalla y también las sospechas que tenían de quien había armado a este grupo. Arabia Saudí. Esto era una prueba más de cómo los palestinos son víctimas de otras guerras y de otros intereses.

Terminábamos las visitas a los campos con el recital de nuestro compañero de viaje Nabil, en el campo de Al Baddawi, también cerca de Trípoli.

En todos los campos nos reunimos con todas las organizaciones palestinas. Como la delegación era muy amplia, decidimos dividirnos en grupos, para poder estar con todos y también para estar con los jóvenes donde entregábamos la pequeña solidaridad que llevábamos.

En los encuentros pudimos comprobar la profunda división entre las organizaciones palestinas, pero también pudimos sentir el grito profundo de todos los refugiados palestinos de que sin “El derecho al retorno”, no habrá ningún proceso de paz.

Comprobamos como los palestinos sufren el Apartheid en Líbano. Además de ser refugiados y haber perdido sus casas y sus tierras, no tienen derecho a trabajar en más de 60 profesiones y tampoco tienen derecho a comprar casa o terrenos en Líbano.

Esta situación hace que sean ciudadanos de segunda. El parlamento libanes aprobó leyes especificas para recortar derechos a los palestinos. Es curioso que cualquier extranjero pueda tener propiedades en Líbano, pero no los palestinos.

En el parlamento libanes nos encontramos con el partido cristiano Aoun y con el portavoz del grupo parlamentario de Herbola.

Aoun, tienen 27 diputados y es la segunda fuerza parlamentaria. Nos explicó que Líbano es un país estratégico que está en medio de la guerra entre el mundo árabe e Israel. Las presiones de fuera son las que impiden formar un gobierno de unidad nacional que pueda abordar los desafíos que tiene el país, como son:

La crisis económica
La relación con Israel
Los refugiados palestinos.

Hay que entender que Líbano tiene 17 confesiones, asentados en zonas y sectores del país. Aproximadamente son mitad musulmanes y mitad cristianos.
Según este partido, los derechos de los palestinos tenían que tener un límite, pues si se normalizara la vida de los palestinos en Líbano, Israel había ganado la batalla. Para ellos no pueden permitir que los palestinos se estabilicen en Líbano pues cambiarían la correlación de fuerzas en el panorama confesional del Líbano.

Estas explicaciones nos confirmaban la realidad de los refugiados palestinos. Viven en un limbo. Sin derechos en el día a día. Y Sin perspectiva de retorno. No les dejan otro camino que la Resistencia.

Israel quiere que se les dé la nacionalidad en los países que están refugiados, así se terminaría el problema. Es por lo que los partidos de la Resistencia diferencian, nacionalidad con derechos. Ellos dicen si a los derechos, no a la nacionalidad.

Con Hezbola se tuvieron tres encuentros. En el parlamento, con el responsable del sur del Líbano y con el responsable de relaciones internacionales. No toda la delegación asistió a esta última reunión, pero hay que decir que el discurso fue el mismo en los tres encuentros.

¡La búsqueda de la verdad es ya una lucha!, así empezaba el portavoz en el parlamento.

El conflicto palestino, es el núcleo del conflicto político de Oriente Próximo. Hablar del conflicto palestino, solo desde el punto de vista humanitario no resolverá el problema.
Criticaron los actuales procesos de Paz, porque los derechos no se negocian. No hay equilibrio entre las partes para una negociación. Negar la resistencia y entregarse a la negociación ha sido un error.
Para ellos es necesaria la construcción de una fuerza árabe que sea capaz de equilibrar la relación de fuerzas.

Nos hicieron algunas preguntas referentes a los 350.000 refugiados que están en los campos del Líbano. ¿Qué hacen los amantes de la democracia y los derechos humanos, ante esta realidad?, ¿Por qué sentimos lo de los refugiados, pero no entendemos a los que luchan?, ¿Se puede ser solidario sin condenar a los que han creado esta catástrofe? La fuerza de los palestinos está en no reconocer a Israel.

El responsable de política internacional nos planteó algunas cuestiones muy interesantes.

Relación Oriente –Occidente.
Mundo árabe y Europa
Falta de entendimiento en lo que somos los unos y los otros.

Su imagen esta distorsionada en Occidente. ¿Quién fabrica esta imagen? La mayor colaboración que podemos hacer es aclarar quienes son. Para Occidente son terroristas y por lo tanto todo lo que hace Occidente es en defensa propia. ¿Se puede creer que Occidente no pueda examinar la naturaleza de lo que ocurre? El choque de civilizaciones no es inevitable.
Sabemos que lo que buscan son las riquezas de la zona. Pero tienen que acabar los intereses colonialistas. Hay que buscar la forma de que coexistan ambos intereses pero sin guerras.
El problema no es la existencia de Hamas y Hezbola. Lo primero fue la ocupación.

La Resistencia nace frente a la ocupación.

1967. Fatah
1982. Hezbola
1987 Hamas.

Solo las empresas ganan con las guerras. Es hora de unirse todos los que sufrimos esta política. Posteriormente nos encontramos con el Partido progresista Socialista en su sede:
Partido fundado en 1949 por Jumlat. Fueron los dinamizadores del sindicato de los trabajadores y del Movimiento Nacional libanes. Ahora tienen una posición centrista, pues quieren una sola salida nacional contra Israel.
La guerra del 2006 destruyó todo el país, es por lo que defienden un gobierno de Acuerdo nacional para solucionar el problema del Líbano y estar contra el enemigo común que es Israel.

La causa palestina es la causa de todos los árabes, y si Israel proclama el estado hebreo, sería una declaración de guerra a todos los palestinos y a todas las religiones. Un millón de palestinos en Israel podrían ser expulsados o condenados a vivir en el Apartheid, como otras religiones.
Defienden que Naciones Unidas aplique la resolución 194 y que los palestinos vuelvan a su tierra.
También luchan por un cambio de la Constitución y de la ley electoral para que se acabe con el voto por confesiones y sea más democrático el parlamento.

Encuentro en el Centro de Documentación en Beirut:

Empezaron diciendo que no es real de que exista una separación entre Oriente y Occidente. Las causas unen a la gente que buscan la justicia en el mundo.

Entre los estudios que hacen están:

Políticas capitalistas estadounidenses
Conflicto árabe-israelí
Injusticias en el mundo.
Globalización y Neoliberalismo
Juzgar a los genocidas.

En el 2004 hicieron una Conferencia contra el neoliberalismo en Beirut. Asi como por el dialogo Islam y Europa. En 2009. Contra el Neoliberalismo y apoyo a la resistencia. Para el 2010 preparan un Fórum:

Lucha social contra el Neoliberalismo.
Lucha contra la ocupación sionista.
Lucha para legitimar la resistencia.

Nos invitaron a participar en el Fórum. Tienen un equipo de juristas que trabajan para la justicia internacional contra los crímenes de guerra y el genocidio.

En este equipo es muy plural, pues hay desde comunistas hasta islámicos. También hay varios profesores de derecho internacional.

Hay que decir que a todos los encuentros con las fuerzas libanesas nos acompañaban nuestras contrapartes palestinas, lo que luego nos permitió concretar mejor la realidad que viven los palestinos en Líbano y quien apoya realmente su causa.

La reivindicación central que las organizaciones palestinas nos plantearon era que se cumplan las resoluciones de la ONU. Empezando por la 194.

Su lucha es porque se cumpla la ley. La ONU y toda la llamada Comunidad Internacional permiten que un Estado llamado Israel este fuera de la ley Internacional, y además le premian con relaciones privilegiadas con la Unión Europea.

Es el primer caso en la historia que se premia a los ocupantes y se castiga a los ocupados.

Esta actitud de la llamada Comunidad Internacional ante la causa palestina, como en Irak, es la que nos deslegitima ante los ojos de mundo árabe.

El viaje terminaba en Damasco, donde la delegación quedamos reducida a 16. Aquí tuvimos varios encuentros con diferentes interlocutores de la resistencia iraquí.

Todos coincidían en que la situación de la población iraquí sigue siendo catastrófica, en salud, educación, vivienda, alimentación. Nos decían que un informe de Naciones Unidas decía que el agua que se bebe en Iraq no es potable.
Más de 180 profesores universitarios han sido asesinados. Que cuando Obama habla de retirada hay que decir que lo que están haciendo es cambiar soldados por mercenarios de empresas de seguridad.

Nos decían que la resistencia armada se había incrementado mucho en el interior pero que la política seguía siendo muy débil.

Lamentaban que ningún país apoyase su resistencia, cuando reconocían que Iraq había sido ocupado ilegalmente, pero no querían reconocer su derecho a defenderse. Esto era una prueba más de que las relaciones internacionales no se rigen por el Derecho, por leyes iguales para todos, sino por la fuerza de las armas y que hoy residen en el eje sionista – americano. Lamentaban que Europa también estuviese sometida a este eje.

Para ellos la tarea central en estos momentos es reequilibrar la resistencia militar y la política.

Manuel Espinar, Madrid 11 de octubre de 2009

Anuncios